Mumedi, la embajada del diseño

Mumedi reclama su lugar como la embajada del diseño nacional e internacional, a través de una nueva identidad de marca.

  • Descripción
  • Diapositivas

Desde 2002, el Museo Mexicano del Diseño (MUMEDI) se posicionó, dentro y fuera de México, como un espacio clave para este gremio. Desde entonces, sus muros han sido testigos de las expresiones más propositivas del talento de diseñadores y artistas.

Su pasión por esta disciplina los obligó a ofrecer cada vez más: desde legendarios espacios para descubrir, divertidos productos para sorprender, deliciosa comida para restaurar, hasta detalladas recámaras para hospedar. Con ello, el ya emblemático espacio necesitaba una identidad que, por un lado, reflejara con mayor fidelidad el histórico lugar que le corresponde y, por otro, sus nuevas vocaciones.
 
Considerando que MUMEDI siempre había significado un puente doble entre los diseñadores y el diseño, y las personas lejanas a este mundo pero interesadas en él, así como entre el talento nacional y el de otras partes del mundo, la nueva identidad se edificó sobre el concepto “la embajada del diseño”. Una embajada que no sólo representa el diseño ante el resto sino también, un espacio dedicado a comer, comprar, apreciar, compartir y soñar con él.

Ideograma propuso pasar del acrónimo en altas “MUMEDI”, acuñado de Museo Mexicano del Diseño, a “Mumedi”, separándolo del concepto único de museo, y respetando el posicionamiento del nombre entre sus públicos nacionales e internacionales.

Creamos entonces la heráldica de Mumedi a través de un escudo que refuerza la autoridad de una embajada, y conecta con la arquitectura del recinto y el contexto colonial en el que se desenvuelve. Dentro de este escudo, encontramos un lápiz como herramienta de creación; una taza de café; la esquina de una sábana; los pixeles del mundo digital, una copa de vino vista desde arriba; y los cuadros de sus exhibiciones se forman las letras M u m e d i.

La expresión gráfica de Mumedi se complementa con una paleta de color que a través de su diversidad evoca las banderas de otras naciones de diseño, así como todas las imaginaciones que conviven dentro de sus muros.