Monex

Monex evoluciona su mundo con un portal que conecta a empresas y empresarios con la realidad global

  • Description
  • Diapositives

Como ningún otro caso de éxito en el sistema financiero mexicano, Monex –que nació como Divisas Monex en 1985– es actualmente un grupo financiero que ha multiplicado por cuatro su capital, una powerhouse con una casa de bolsa, un banco y filiales internacionales referentes en la industria, ubicadas en los principales centros financieros del mundo.

Ha sido durante la última década que Monex migró paulatinamente del cambio de divisas a una estrategia de diversificación; de ofrecer un solo producto a múltiples productos; de una empresa a un grupo financiero; de una compañía mexicana a una global.

Aunque Monex se ocupó de comunicar estas transformaciones, involuntariamente su posicionamiento histórico lo siguió colocando como un banco especializado en pagos, dejando ver poco la cohesividad de su oferta enfocada en empresas y sus empresarios, ni su presencia en las ciudades clave del comercio internacional.

Fue entonces que nos sentamos con su fundador y presidente, sus directivos de primera línea –locales e internacionales– y un grupo diverso de colaboradores para experimentar su ADN y entender sobre esta evolución pero, sobre todo, cuál es el lugar de Monex dentro del sistema financiero global.

En esencia, Monex es agilidad y especialización en crecimiento empresarial; se diferencia por tener un sólido liderazgo en flujos comerciales internacionales y diversificación enfocada en la empresa; su relevancia radica en ser un promotor efectivo de la generación de riqueza. Basado en estos conceptos, Ideograma encontró que Monex ha tendido desde sus inicios “puentes de valor” pues conecta la importancia de sus clientes y sus empresas, colaboradores, aliados, gobiernos y mercados financieros con el resto del mundo.

Con esta idea de marca inspiramos el resto de la nueva identidad de Monex, y retomamos la emblemática “O” de Monex, y la transformamos en un portal, una vía eficaz de acceso —o una mirilla— mediante la que suceden las más importantes transacciones.

Para expresar gráficamente la voz con la Monex, elegimos la fuente Raleway (diseñada por Matt Maclnerney, y enriquecida años después por Pablo Impallari y Rodrigo Fuenzalida) pues posee un carácter universal, actual y sofisticado que refleja la presencia, visión y negocio de Monex.

Con la paleta de color, inspirada en los azules históricos de Monex, transmitimos formalidad sin perder un toque de modernidad y dinamismo. Con el nuevo estilo fotográfico reforzamos los tres conceptos clave de su narrativa: el puenteo entre planes y realidades, objetivos comerciales y crecimiento empresarial; el valor de las relaciones y el talento de las personas vinculadas a Monex; y el dinamismo, reflejado en la diversidad de soluciones que ofrecen para acortar la distancia entre sus clientes y sus objetivos, agilizando que lleguen a ellos más rápido y de la mejor manera.

Esta nueva identidad posiciona a ​Monex como un enlace entre puntos que estrecha distancias geográficas, brechas culturales y grietas tecnológicas; a través de su mirilla corrige la miopía de las buenas oportunidades para proponer soluciones dinámicas a un sector que adolece de éstas. Sin embargo, lo más importante de esta evolución es que coloca a sus colaboradores y a sus clientes, empresas y empresarios, como quienes —empoderados con información veraz y transparente sobre sus finanzas, gracias a Monex— generan verdadera riqueza al conectar su valor con el mundo.