Un domingo de futbol americano y diseño

—Lydia Ruiz Carbó

El domingo 4 de febrero 2018 tuvo lugar el partido más importante de la National Football League (NFL), el Super Bowl, en su edición número 52. Los Philadelphia Eagles se enfrentaron a los 5 veces campeones, los New England Patriots, en el U.S. Bank Stadium en la ciudad de Minneapolis (Minnesota).

En mi familia somos aficionados al futbol americano profesional y nuestro equipo favorito son los New England Patriots. Además de admirar el juego, siempre estamos pendientes de los cambios en logotipos, nombres y uniformes de los equipos. No puedo evitar mirar el juego a través de mis lentes de diseñadora gráfica y mis hijos han adquirido esta habilidad que constantemente nos da temas de conversación al respecto.

Reconocemos la exitosa identidad de los Dallas Cowboys y nos apena mucho lo poco afortunada que es la de los Cleveland Browns; nos gusta mucho el uniforme de los Seattle Seahawks y no podemos entender el motivo del próximo cambio de colores de los Jacksonville Jaguars.

Hace ya varias semanas tuvimos la oportunidad de asistir al juego de los Oakland Raiders contra los New England Patriots en el estadio Azteca del que salimos muy felices y emocionados por la victoria de nuestro equipo. 

Al día siguiente, para continuar con el ambiente de la NFL en México, nos fuimos a recorrer una exposición sobre Paseo de la Reforma organizada por una agrupación llamada Locos por el Arte. La exposición se trataba de 32 cascos de futbol americano –uno para cada uno de los equipos de la NFL– que habían sido elaborados por distintos artistas con la consigna de inspirarse en la franquicia de cada uno de los equipos. Cada casco fue intervenido por un autor diferente tomando como referencia la identidad de cada equipo. Mi familia y yo nos dedicamos a adivinar a qué equipo pertenecía cada casco, pudimos identificar algunos y otros no ya que había varios muy extraños, extravagantes y hasta medio locos. Resultó una experiencia muy interesante.

Al final del recorrido, mi hijo mayor me comentó: "Mamá, ahora entiendo la diferencia entre un artista y un diseñador gráfico, los artistas crean piezas de arte regidos únicamente por su inspiración, creatividad y deseo de expresarse, mientras que los diseñadores gráficos hacen lo mismo pero siguiendo reglas y de forma organizada. Mis respetos para tu profesión; creo que es más difícil hacer lo segundo. Claramente veo que, si los cascos los hubiera hecho un diseñador gráfico, todos sabríamos perfectamente a qué equipo pertenece cada uno de ellos.”

El comentario de mi hijo me hizo reflexionar en este aspecto tan importante en relación al diseño de la identidad de las marcas: la gran importancia que tiene el establecer, ordenar y respetar las reglas del juego para lograr que nuestras marcas alcancen su máximo potencial y sean reconocidas como marcas ganadoras.

En esta ocasión mi equipo no pudo llevarse el trofeo Vince Lombardi a casa, sin embargo, tenemos una nueva oportunidad la próxima temporada.

 

Lydia Ruiz Carbó

Desarrolladora de nuevos proyectos

Malabarista entre los mundos personales y profesionales, entre la “llamada en frío” y el “estar en el momento oportuno”. Descubre clientes potenciales, promueve nuevos negocios y abre las puertas para Ideograma.