Manuales de identidad

—Juan Carlos Fernández

El manual de identidad, o brandbook, es un elemento clave en una programa de identidad corporativa, pues tiene como misión ordenar los lineamientos de comunicación y sus archivos correspondientes en un solo lugar para asegurar el buen uso de la marca. Sin embargo, la forma en la que se sigue utilizando por la mayoría de las empresas ya no responde a las necesidades de la realidad actual.

El manual debe responder a las necesidades de la propia identidad, y los programas de identidad corporativa en general se han transformado en las últimas décadas desde varias perspectivas. 

La primera tiene que ver con la multiplicación de los canales de comunicación utilizados por las empresas. Durante mucho tiempo la triada de medios – radio, televisión y prensa– fue la única que se consideraba para llegar al mercado masivo, así como los boletines y tableros de avisos eran los canales para hablar internamente. La comunicación era unidireccional. Hoy, el discurso de las empresas es fácilmente fragmentado o incoherente si no es controlado y modulado; a veces las empresas son simples espectadoras de los diálogos que se dan en las redes sociales sobre ellas, y han descubierto que cada voz es un portavoz.

Otra perspectiva de cambio tiene que ver con la expresión gráfica de las marcas. Hemos pasado de las limitantes de faxes y malas impresiones a la riqueza cada vez más sorprendente que dan la impresión, la fotografía, la ilustración y los medios digitales. Las marcas hoy se mueven, hablan y cantan, y si bien siguen requiriendo de versiones de marcas para ser bordadas a un solo color, su manifestación gráfica puede ser tan rica como la imaginemos. Esta multiplicación de recursos abre posibilidades, pero requiere de un mucho mayor control por parte de la empresa.

La tercera perspectiva –el tema principal de esta nota– apunta al uso de la tecnología para el fácil y eficiente manejo de programas de identidad. Desde hace un par de años nos aliamos Ideograma y CompuSoluciones para crear una plataforma de implantación y manejo de identidad para nuestros clientes: identidad.com. Todos los proyectos que hemos desarrollado recientemente han contado ya con un versátil manual de identidad en línea que presenta todos los criterios visuales y de comunicación de la identidad y contiene todos los archivos desarrollados. Cada archivo cuenta con nombre, imagen, etiquetas personalizadas y una detallada descripción para asegurar que se usa correctamente, y está ligado a la imagen que le corresponde dentro de la explicación en la sección correspondiente. Es decir, si en el manual mostramos el logotipo a un solo color, en su versión vertical, con eslogan, para impresión: con un clic se puede descargar el archivo correcto sin tener que buscarlos en el maremagno de archivos. Lo mismo para los originales mecánicos de impresión de una tarjeta de presentación (por seguir con ejemplos particulares) que se puede descargar al ver su explicación en la sección de papelería corporativa.

Los manuales de identidad en forma estática son ya obsoletos, y aunque a estas alturas parezca obvio, no existía una herramienta diseñada específicamente para responder a las necesidades de diseñadores y clientes de programas de identidad. Fue por eso que tuvimos que crearla. 

Lo mejor de todo no es solo que los archivos sean más claros y fácilmente identificables, ni que éstos estén directamente ligados a su explicación en el manual, ni que todos los recursos estén respaldados en la nube, ni que el manual y las carpetas de recursos se puedan compartir con colaboradores y proveedores mediante diversos privilegios… Lo mejor de todo es que, con esto, los manuales de identidad están vivos, y pueden ser editados, modificados y actualizados con la mayor facilidad. Así, el manual no es un documento del pasado con el riesgo de perder vigencia a las primeras de cambio, sino que es una herramienta que respira al mismo ritmo de las empresas de hoy. 

La tecnología es parte de nuestras vidas, en todas sus formas y evoluciones y debemos aprovecharla al máximo. Pues la gran diferencia entra las marcas de ayer y las de hoy, es que hoy deben saber marcar un ritmo mucho más rápido.

Nuestra plataforma ya está disponible comercialmente y te invitamos a conocerla en  identidad.com y a seguirnos en facebook.com/identidad.com.manual.

Juan Carlos Fernández

Socio fundador y director creativo

Consumado prestidigitador de símbolos y metáforas, e incansable relacionador de ideas y personas. Su talento y curiosidad inagotables son el helio que nos inspira y eleva. Fundó Ideograma en 1999 y dirige nuestra creatividad desde Montreal.

Más del ideario de Juan Carlos Fernández